Archivos para noviembre, 2008

Mi primer gran amor.

Posted in Cosas mías..., Libros que leí, leo y leeré..., Sonidos... with tags , , on noviembre 26, 2008 by Rbk.

200px-becquer1A los 11 años, cuando cursaba 6º de E.G.B. Doña Elia, la maestra de lenguaje, nos pidió que inventáramos un cuento navideño y que nos aplicáramos todo lo que pudiéramos en él, ya que iban a ser presentados para un concurso de relatos cortos. Íbamos a competir con otros colegios.

La idea me sedujo y no hizo falta que el último día de plazo para entregar el cuento doña Elia me echara bronca y me castigara a quedarme una hora después de clase para terminarlo, como era habitual. Por primera y última vez en lo que llevo de historia, el trabajo encargado estaba listo y a punto en el día y hora señalados. Doña Elia se quedó “muerta”…no se lo esperaba de mí.

Era un cuento de Navidad, es lo único que recuerdo de lo que escribí ya que el relato se perdió. Tampoco recuerdo si el concurso era a nivel insular, provincial o nacional. Supongo que si lo gané seria porque era al más pequeño nivel. Lo mismo solo era un concurso entre los colegios de la capital de mi isla…no sé, pero gané. Mi cuento fue relatado por una emisora de radio que tampoco sé cual fue porque no lo oí. Me lo dijo doña Elia en medio de toda la clase. Mientras ella se hinchaba (aún más de lo que por naturaleza era) a causa del orgullo de maestra. Yo me convertía en un diminuto punto de color “rojo vergüenza” contrayéndome sobre el pupitre e intentando evitar los 39 pares de ojos que se clavaban a la vez sobre mí…qué mal trago.

El premio consistía en un lote de libros, pero no para mí. El premio era para el colegio y los libros para todas nosotras. Cada niña se fue a casa con un libro más en la mochila y a mí, por haber escrito el cuento ganador, me dejaron elegir entre todos aquellos libros el que más me gustase.

Elegí uno no muy gordo…finito…de bolsillo…un libro cómodo vamos. Tenía las tapas azul celeste y una fotografía en sepia de un edificio gótico en ruinas. Junto al edificio crecía un árbol de ramas tortuosas, sin una sola hoja.

Si, lo elegí por la portada. Yo no tenía costumbre de leer si no era a cogotazos y, claro, no tenía ni idea de quién era Gustavo Adolfo Bécquer. Y mucho menos sospeché que él iba a ser mi primer gran amor…platónico, como deben de ser los grandes amores.

El libro era una recopilación de algunas de las leyendas que escribió Bécquer. Jamás imaginé que se pudieran sentir tantas emociones con un libro. Ya había leído algunos antes, claro, pero éste quizás al ser una especie de trofeo para mí, lo disfruté muchísimo más. Nadie me lo había regalado, me lo había ganado yo solita. Aparte de esto, que quizás sirvió para que me animara a abrir sus páginas, el libro era y es una pequeña joya y creo que ha sido una de las pocas elecciones acertadas que he hecho en mi vida.

Mi leyenda preferida sin duda es “El rayo de Luna” . Es un relato que como dice el propio Bécquer:

“Yo no sé si esto es una historia que parece cuento o un cuento que parece historia; lo que puedo decir es que en su fondo hay una verdad, una verdad muy triste, de la que acaso yo seré uno de los últimos en aprovecharme, dadas mis condiciones de imaginación.

Otro, con esta idea, tal vez hubiera hecho un tomo de filosofía lacrimosa; yo he escrito esta leyenda, que, a los que nada vean en su fondo, al menos podrá entretenerlos un rato.”

Pues yo vi algo en su fondo y he tenido la oportunidad de comprobar como él decía, que en ocasiones el muchas veces sobre valorado amor solo es un rayo de luna.

Otra de las leyendas que destacaría sería “El miserere“. Me gustó mucho esa leyenda y a raíz de ella, me dio por escuchar cantos gregorianos. Carlitos “el chino”, hermano de mi amiga Belén, tenía un disco llamado “Magyar Gregoriánum 2”, grabado por unos monjes húngaros. Me lo pasó a casete y solía escucharla encerrada en mi habitación mientras leía el miserere, en plan mística total.

Al final Carlitos acabó regalándome el disco, que también guardo con mucho cariño porque Carlos antes preferiría perder un ojo que desprenderse de uno de sus adorados discos. El hecho de que me lo regalase al cabo de al menos 10 años desde que le pedí que me lo grabara me da para calibrar lo mucho que me aprecia. Él forma parte de mi familia elegida.

Pero lo que me ha impulsado a escribir este post ha sido la similitud que he encontrado entre la leyenda de “Los ojos verdes” y un video de Evanescence que encuentro muy Becqueriano. A mi me parece una mezcla de esta leyenda y “El rayo de luna”. La cantante muy bien podría ser la mujer que persigue Manrique por todas las callejuelas de Soria, y sin embargo acaba siendo el espíritu del lago que hechiza a Fernando en “Los ojos verdes”.

Tengo una asignatura pendiente con mi amado Bécquer, las rimas. Pero a mí con la poesía me pasa lo mismo que con el jazz…no acabo de captarlos.

Aquí os dejo el enlace para llegar a todas las leyendas y demás escritos de Bécquer.

http://es.wikisource.org/wiki/Gustavo_Adolfo_B%C3%A9cquer

¿Doctor Jekyll o Mister Hyde?…

Posted in Cine, series y video-clips..., Libros que leí, leo y leeré... with tags , , , , , , on noviembre 21, 2008 by Rbk.

 

el_secreto_de_mary_really1Anoche, mientras remoloneaba en el sofá intentando olvidar que tenía que empezar a prepararme para salir a trabajar, arrebujada en mi manta suave y calentita, me armé con el mando a distancia, haciendo zapping al tiempo que esperaba el aromático café que con el que me mima mi chico cada noche en la que tengo que salir y que, para mí, es el mejor café del mundo. Pues bien, en estas circunstancias topé con esta película. Ya hacía rato que había empezado. Me dio igual. Ya la había visto en otras ocasiones y me había parecido discretamente buena pero quizás, ante la perspectiva de salir a la noche fría y lluviosa, me aferré a ella con mucho más interés que en las otras ocasiones en las que la vi.  Mientras tomábamos el café charlábamos con cierta prisa comentando sobre lo que la película exponía.

 Mi compañero sostiene que las mujeres tenemos una secreta lucha interior entre el hombre que nos conviene y el hombre que nos seduce.

Yo creo que no es cuestión de géneros, a los hombres les pasa lo mismo. Así que después de una charla rápida llegamos a la conclusión de que a los humanos nos atrae y nos turba aquello que no podemos controlar y que, a menudo, como les sucede a las polillas hipnotizadas por las llamas, acabamos siendo engullidos por ese tipo de personalidades salvajes, dominantes y a veces maliciosas… Y creo que es ahí justamente donde reside el atractivo, en la peligrosidad.

Luego, cuando llegué a casa, en los momentos previos a caer en un profundo sueño, seguía pensando en Mary Reilly y en Mr. Hyde.

 Al despertar continuaban en mi mente, cosa que demuestra mi personalidad obsesiva. Al final y para sacarlo de mi cabeza he decidido escribirlo, que para eso monté este blog, para dar salida a mis obsesiones, aunque aun no le haya dado el uso debido para el que fue concebido. En algún momento había que empezar.

La película cuenta el mito de Jekyll y Hyde desde la perspectiva de Mary, la doncella. El único nexo que une las dos personalidades, sin ella saberlo.

Mary ama secretamente al bueno y desea (sin poder evitarlo) al malo.

A él en ambas personalidades, Mary le desarma, ya que siendo una joven con un traumático pasado en el que su padre alcohólico abusaba y maltrataba constantemente, era incapaz de albergar odio y rencor hacia él, al que disculpaba por su alcoholismo.

Mary era un espíritu manso al que en cualquier momento hubieras podido quebrar el cuello sin que de su boca saliera una sola queja y contra eso ni Jekyll, ni mucho menos Hyde podían luchar. El uno no se lo explicaba y el otro no tenía un motivo donde descargar su furia.

Esta es a grandes rasgos la visión de Stephen Frears sobre la celebre obra de Robert Louis Stevenson. Una mirada diferente.

Destacaría de la película, aparte de su línea argumental, el trabajo de Malkovich y Roberts. Cuanta tensión sexual no resuelta! …y sin enseñar ni una teta… Eso es difícil de conseguir.

De John Malkovich se sabe que es un gran actor de los denominados “de carácter”, eso a estas alturas es indiscutible.

Hay que ver en esta peli como el “tío” pasa de un personaje a otro tan distinto. Jekyll: viejo, enfermo, asustado y rendido. Hyde: Joven, fuerte, insolente, cruel.

Malkovich, ayudado por una buena caracterización (no excesiva), “borda” ambos personajes. En verdad que pareciera que de Jekyll a Hyde se espolvorease con levadura ya que se convierte en un hombre varias tallas mayor que Jekyll y no por los trucos de cámara. Es algo que aporta Malkovich… Un excelente trabajo.

Sobre Julia Roberts creo que ha sido la primera y última vez que la he visto ser “actriz” y no “estrella”, claro que no he visto todas sus películas.

En esta ocasión, está mas fea que guapa (si eso es posible en ella). La decoloración de sus cejas para hacerla parecer una cándida inglesita hace que sus ojos marrones resalten y le confieran un aire de cervatillo asustado. Supongo que eso es precisamente lo que se pretendía.

Destacaría la escena donde Hyde pone sobre la cara de Mary su enorme mano ensangrentada. La manera en la que ella le mira con los ojos repletos de lágrimas. En verdad que conmueve.

La atmósfera es asfixiante, la niebla de un Londres victoriano es casi excesiva. Notas la humedad desde tu sillón.

El diseño de la casa de Jekyll es un tanto peculiar: victoriano pero con aires modernos. El jardín de piedra gris, triste y húmedo, alterado por las pinceladas de color de unos pequeños setos de flores que a Mary se le antojó plantar allí y que cuida con esmero, es la metáfora poética del significado que Mary tiene para Jekyll y Hyde.

En definitiva, no sé si es una película que te hace pensar o es que yo veo mensajes sutiles donde no los hay… ¿vosotros que pensáis?… ¿voy pidiendo cita en el psiquiatra?

Conflicto generacional.

Posted in Cine, series y video-clips..., Cosas mías... with tags , , on noviembre 18, 2008 by Rbk.

film1 Yo quería ser fotógrafa y me matriculé en un centro en el que los medios para llegar a serlo eran muy escasos. El primer año me lo tomé en serio. El segundo y tercer curso fueron una repetición del primero, nunca se avanzaba y me cansé. Por eso y porque en casa nadie creía en mí, ni en mis aspiraciones fotográficas, (ya que tenían otros planes para mi futuro dentro del negocio familiar que no me gustaba nada), acabé aburriéndome y aceptando el primer trabajo que se me ofreció. Aun sigo en él, aunque me estoy planteando hacerme con una cámara reflex y retomar mi sueño…ya veremos.
 

Lakmé y Mallika en el jardín sagrado.

Posted in Cine, series y video-clips... with tags , , , , on noviembre 7, 2008 by Rbk.

606521_4c1b9dfa8b_m1

El dueto de las flores.

 Libreto:

 http://www.supercable.es/~ealmagro/kareol/obras/lakme/acto1.htm

 

La primera vez que escuché esta melodía me cautivó. Del mundo de la ópera no entiendo nada, así que me costó bastante dar con ella. La única referencia que tenía era una escena de la película “El Ansía” y, gracias a un amigo que me tiene bien surtida de música y que es un hacha buscando en la red lo que haga falta, he podido saber de quien es y qué cuenta esta historia.

Lakmé es una opera de tres actos de Léo Delibes, un compositor romántico francés del siglo XIX.

La historia según la wikipedia es la siguiente:

A finales del siglo XIX, durante la colonización británica de la India, muchos de los habitantes locales fueron obligados a practicar su religión en secreto. Gerald, un oficial inglés, entra sin querer a un templo secreto hindú. Ahí encuentra a Lakmé, hija de Nilakantha, principal sacerdote del templo. Gerald y Lakmé se enamoran al instante. Nilakantha se entera del allanamiento al templo por parte de Gerald y busca vengarse de la referida profanación. En el bazar, Nilakantha hace que Lakmé cante con el fin de identificar al oficial Gerald. Una vez que lo reconoce, Nilakantha lo apuñala, dejándolo malherido.

Lakmé lo recoge y lo lleva a un escondite donde lo atiende durante su recuperación. Mientras Lakmé busca agua sagrada para confirmar su amor con Gerald, Frederic, otro oficial inglés, encuentra a Gerald y le recuerda sus deberes como miembro del regimiento. Cuando Lakmé regresa, se da cuenta de que, debido a las palabras de Frederic, Gerald ha cambiado y su amor se ha perdido. Ella prefiere morir con honor que vivir en desamor. Se suicida comiendo una hoja de datura.

El extracto sonoro que he publicado debe de ser lo mejor de toda la ópera. Cuenta un momento de la historia en la que Lakmé y su esclava Mallika se quedan a solas en un jardín sagrado.

A este pasaje Tony Scott, director de “El Ansia”, dio un nuevo significado, en el cual los personajes femeninos de la película, Miriam (Catherine Deneuve) y Sarah (Susan Sarandon), encarnaron a unas contemporáneas Lakmé y Mallika. En esta versión y bajo el influjo del dueto de las flores, Scott tejió una historia sublime de amor, sexo y sangre.

 

El Cebo de Vajda.

Posted in Cine, series y video-clips... with tags , , , , on noviembre 7, 2008 by Rbk.

 

el-cebo11El Cebo, es una película Hispano-Suizo-Alemana de Ladislao Vajda basada en la novela de Friedrich Dürrenmatt y rodada en el año 58 , que vi por primera vez a los 5 ó 6 años, contribuyendo a que mis terrores nocturnos fueran aún más grandes. Esta vez, al volverla a ver,  no me quitó el sueño.

Lo que a mis ojos de niña fue terrorífico me ayudó a entender la razón para no hablar con extraños, que mi madre (como toda madre de bien) me “colocaba” antes de salir de casa junto con el abriguito y la mochila y yo no acababa de comprender, limitándome a asentir con la cabeza, poniendo los ojos en blanco y pensando que mi madre era una loca desconfiada…¿Quién iba a ser tan idiota de ir repartiendo caramelos gratis por ahí al primer chiquillo que se encontrara? Y en el caso de que así fuera, esa persona sería un chollo y no mala.

Este film me lo hizo comprender de una manera clara a la vez que sutil.

La primera y única vez que la vi (hasta ayer), solo existía un canal de TV y sospecho que debieron pasarla en horario de máxima audiencia infantil, porque por lo visto no fui la única que la vio. Buscando en youtube escenas de la película otra gente comentaba exactamente lo mismo. Al igual que algunos amigos y conocidos con los que había hablado del tema en alguna ocasión, también les sucedió algo parecido. El hombre de las trufas causó estragos en los de mi generación.

Ahora a  mis 39 años me parece una buena película detectivesca, pionera en mostrar técnicas de investigación que en la actualidad se muestran en muchas series de éxito. Por ejemplo el hecho de elaborar un perfil psicológico del asesino a partir de la interpretación de un dibujo infantil, o cómo se traza un plan para atrapar al villano por parte de un detective poco ortodoxo.

Estos detalles en el resto de películas de la época eran obviados, pareciendo que el/la detective poseía una mente extraordinariamente brillante sin  necesidad de ningún estudio o trabajo previo. En ” el Cebo” a parte de seguir una corazonada y emplear la inteligencia, también se muestra como trabaja el detective, aunque sus métodos sean poco éticos.

Mostrar algo tan vil como la pederastia  en aquellos años, no era nada frecuente. Era una de esas cosas de las que no se solía hablar, aunque existiese tanto o más que hoy en día. Uno de esos temas tabú y no solo en la España franquista, sin embargo Vajda lo abordó de una manera elegante. Os la recomiendo.

 

 

Debo confesar que aún el hombre de las trufas me da un poco de yu-yu, es clavadito a un familiar lejano, que tampoco está en sus cabales.